Los Pels | Nancy y Julio
MR126; 2013

Dos cartas de amor son el eje de este hermoso disco de Los Pels, con arreglos y producción de Pablo Vidal de La Perla Irregular.

  1. Nancy
  2. Julio

Bajar (13mb)

Grabado entre la primavera de 2011 y el otoño de 2012 en NN Records.

Canciones compuestas y escritas por Tingo Zucal.

Pablo Adrián Vidal en Producción Artística y Arreglos Musicales

Los Pels son:
Agustín Zucal: Voz principal, coros
Diego Collins: Bajo
Alejandro Ahumada: Batería
Ignacio Zucal: Piano y coros
Francisco Stuart Milne: Guitarras y coros

Instrumentistas Invitados:
Pablo Grinjot: Violín
Lucas Argomedo: Cello
Mariano Ventura: Violín
Luciano Pavan: Viola
Maria Argomedo: Flauta traversa
Manuela Van Den Broeck: Voz femenina
Paula Bradley: Voz femenina
Jerónimo Llamazares: Vientos (saxos, clarinetes, flautas)
Pabo Vidal: Guitarras, coros.

Ingeniero de grabación: Francisco Stuart Milne
Mezclado y Masterizado en ”Studios Rec” por Pablo Vidal y Nicolás Persig.
Arte de Tapa: Alejandro Ahumada, el mítico Mauma.

Cortesía del Sello: De regreso a la fantasía.

 

Hace algún tiempo, nosotros los Pels, decidimos buscar un lugar en donde intensificar nuestra unión que ya supera los diez años. Un lugar en donde encontrar una nueva inspiración, y vivir momentos memorables.
Encontramos una casita muy particular y bella sobre la costa del río Carapachay, en el delta del Tigre, llamada “Los Primos”, y allí desembarcamos.
La singular casita, pertenecía junto a otras, a la señora Haydee, que había sido criada en esas tierras en tiempos de auge isleño y producción de frutas.
Julio, un hombre de origen guaraní, había migrado desde sus pagos al humedal algunos años atrás. Él era el hombre a cargo del mantenimiento de las casas, y habitaba una de ellas llamada “Globo Rojo”.
Julio era encantador y muy buena gente. Una noche en la que allí estábamos pasando el tiempo, Julio apareció sigiloso entre la niebla posada sobre el río. Amarro su bote en nuestro muelle, y se unió a nuestra ronda, no con muchas palabras.
Al cabo de varias copas, y comentarios diversos, se dispuso a contarnos su triste historia: Nancy, la mujer que siempre había amado, lo abandonó sin dar muchas explicaciones. Él la aguardaría toda la vida, pero no se dignaría a salir a buscarla al continente. Hallaba en la ciudad un mundo lleno de ignotos, y le temía al gentío.
Entonces se entregó al abandono, y dejó crecer todo. Las plantas intentaron ocupar el lugar que Nancy dejó, el muelle aunque destartalado no se derrumbó, y él cada noche, cada día, cada rato, se sienta a esperarla en cada lancha, cada bote, cada canoa que pasa.
Compusimos las “cartas de Julio y Nancy” casi sin haberlo premeditado. Las canciones se escribieron solas, por la contundencia de la historia y por su gran carga metafórica. Un gran amigo de ruta, el inigualable Pablo A. Vidal de La Perla Irregular, intervino en la producción artística del Simple, y es ahí donde el círculo se cerró, y se lleno de virtud y belleza.

Nancy

Nancy! vuelve que te espera el amor.
Nancy! Cuento los días desde que ella partió.
Nancy vuelve a mi, pasan los años y aún sigo sin tí.
Mis lágrimas llegaron hasta el mar.
El muelle se destartala si vos no estás.
La zarza se apodero de mi vida y la casa.
Nancy! Los lancheros preguntan dónde estás.
Nancy! Ni hay mosquitos que me quieran picar.
Nancy volverás, montando una inmensa ola en el Carapachay.
Luego llegarás al Paraná, y con ella te disolverás en el mar.
Y sube la marea junto a mi tristeza.

Reseña

Había en la hospitalidad de Julio una intención oculta. Pero no una mala intención. Una buena. La de poder desahogar su pena con quién le prestara sus oídos y su sensatez.
Julio había sido abandonado por su mujer, y ante tan triste situación no pudo hacer más que aguardarla en el muelle.
A pesar de que cualquier lancha lo acercaría a ella, (nancy) incluso su pequeño y cansado bote, él no pudo mas que entregarse al abandono y dejarlo crecer todo. La zarza mora todo lo copó y envuelto entre espinosas ramas canta su canción de plegaria, por el retorno de su mujer amada

Julio

Julio, es verano y todo el tiempo creo estar en pleno Julio.
El agua de mi estanque se congela y nuestro amor, se conserva pero por ahora no.
Julio, la ciudad me hace invisible y eso me parece horrible.
Se que es incomprensible mi gran desaparición, tengo mis razones, pero ahora no.
Julio, yo cambie río por calle y ya no quiero dar detalles.
Si la felicidad fuera un lugar donde llegar, volvería pero eso no es real.
Julio, el afán por ver el horizonte hizo que deje el monte, ahora mi casa es una compartida habitación, donde no hay ventanas para ver el sol.
Julio, es verano y todo el tiempo creo que estar bajo el diluvio, el agua de mi estanque se desborda de este amor que florecera cuando vuelva el calor.

Reseña

La ciudad la hizo invisible y eso le pareció horrible, pero adecuado. Lo que alguna vez fue un sueño dorado hoy quedó anticuado y postergado.
En un cubículo apagado y viciado, ensaya nancy una respuesta que no del todo contesta la súplica de su ser amado.

Sin comentarios »

Sin comentarios.

RSS feed de los comentarios. TrackBack URL

Dejá un comentario

Powered by WordPress. Diseño por Silvestre.